Entradas

El arbolito de Jane

Imagen
Cuando recibimos la “carta” de nuestra querida Jane, ya nos contó algunos trazos de su vida.
Recordad que nació en el seno de una familia numerosa, ocho hijos, y que ella era de las peques, la séptima, como ya os dijo. Sus padres, George y Cassandra, eran unas personas cultas, lo que fue una enorme suerte para todos ellos, ya que en esos tiempos (y en los nuestros) vivir en un entorno donde la cultura tiene un lugar primoroso es un tesoro para el que la quiera aprovechar.
Vivían sin grandes lujos, pero debió ser una casa ajetreada con tanto niño, divertida y llena de vivencias. Jane y Cassandra (su única hermana) siempre mantuvieron una relación muy especial hasta el final de sus vidas, pero algunos de sus hermanos también fueron muy importantes, no solo a nivel personal sino en el futuro profesional de nuestra escritora.



Crecer en una familia donde confíen en tus posibilidades y ayudarte a desarrollarlas es una gran fortuna, en aquella época mucho más y sobre todo siendo niña. Jane…

Jane nos invita a Chawton...

Imagen
Bueno, nos quedamos entrando a esa preciosa casita de ladrillos rojos. Está situada en el pueblecito de Chawton, un entorno tranquilo y precioso que siguió inspirando a nuestra querida escritora para seguir creando historias que han permanecido vivas en sus libros hasta nuestros días. Sanditon, su última novela, quedó sin acabar porque el sol de Austen se fue apagando poquito a poco y sin remedio.
En esta casita y en sus acogedoras habitaciones vivió con su madre y hermana los últimos años de vida, aunque pasó una corta temporada en Winchester para intentar curar su enfermedad. Esta casita se la cedió su hermano Edward para que viviesen tranquilas y en el ambiente que más les gustaba, y las porcelanas que habéis podido observar llevan el escudo familiar de la familia que lo adoptó.
Pero mejor es que mantengáis los ojos bien abiertos e intentéis hacer volar vuestra imaginación. Jane nos invita a conocer su casa y esto no nos ocurre todos los días.

Mirad: en la planta baja se encuent…

Sus dudas y las emocionantes respuestas de JASES

Imagen
Quiero agradecer a JASES (Jane Austen Society España) el apoyo a nuestro trabajo y su maravillosa colaboración con un grupo de pequeños lectores insaciables .
El mundo se mueve a base de dudas y de curiosidad bien entendida, y el objetivo de cualquier docente es que construyan su pensamiento y cuestionen lo que provoque en ellos cualquier duda o contradicción. Mentes críticas que sean capaces de seguir su propio camino. Aquí os dejo una pequeña muestra de lo que ocurrió una mañana como la de hoy en nuestro aula...

Después de debatir la forma de solventarlas, decidimos enviarlas al mejor lugar donde podrían resolverlas.
La respuesta no tardó y les llenó de alegría y emoción.



Por supuesto, tomaron las anotaciones pertinentes para corregir el error.


Y como ser agradecidos es de bien nacidos, redactaron  una nota como muestra de ello.

Jugando con Jane

Imagen
Como dijo Gustavo Adolfo Bécquer, «el que tiene imaginación, con qué facilidad saca de la nada un mundo».
Ser maestro no es sólo una carrera, ocupa toda una vida. A veces damos demasiada importancia a los recursos materiales (que, por cierto, escasean en la escuela pública), pero los suplimos con pasión y creatividad porque hemos firmado un pacto de lealtad con la infancia.
En cualquier proyecto dirigido a estas edades tan tempranas el juego cobra un papel relevante en el aula. Es el hilo conductor entre ellos y nosotros, un hilo invisible que conecta con su mundo interior, con su forma de asimilar los contenidos.
Durante estas semanas he tenido el placer de compartir docencia con un alumno de la Universidad de Murcia, Chema González Navarro, que, contagiado por el sol de Austen, nos elaboró y regaló un precioso rosco del tipo Pasapalabra, al que le vamos a dar mucho juego en el mundo de Jane.
Aquí os dejamos una muestra de lo que vendrá después.

Aquí podemos comprobar las habilidade…

De Steventon a la casita de ladrillos rojos...

Imagen
Coged mi mano, abrid bien los ojos y no tened el corazón despistado... Os llevaré al sur de la vieja y hermosa Inglaterra de Jane Austen.

Comenzaremos nuestro viaje en el pueblecito donde nació: Steventon. Buscadlo en vuestro mapa. Es un lugar muy querido por nuestra Jane, allí pasó sus primeros 25 años y se fue formando como escritora.


Vivía en una casa de campo con sus padres (George Austen y Cassandra Leigh) y sus siete hermanos. En ese precioso lugar escribió los primeros trazos de "La abadía de Northanger", "Orgullo y prejuicio" y "Sensatez y sentimiento".
Por motivos de salud de su padre, más tarde comienza otra etapa en otro lugar llamado Bath, un pueblo famoso por sus balneario y que aparece en algunas de sus obras. Pero allí no fue demasiado feliz y apenas escribió.

Por cierto, tenéis un reto que superar... debéis buscar un título de alguna de las obras de Jane Austen donde aparezca este pueblo.


Sois el tesoro más preciado de un maestro.…